Ya han llegado las altas temperaturas en este verano. Hemos pasado un par de olas de calor y este factor es bastante peligroso cuando nos ponemos al volante en nuestro vehículo para desplazarnos, pues puede provocar somnolencia y, es necesario por tanto, utilizar el aire acondicionado en el coche.

Vamos a compartir 5 consejos para evitar que al usar el aire acondicionado aumente el consumo de combustible en el coche y, de esta forma podamos ahorrar.

5 Consejos sobre cómo usar el aire acondicionado para ahorrar combustible en tu coche

# Consejo 1: Bajar la temperatura del habitáculo del vehículo antes de poner en marcha el aire acondicionado

De esta forma intentaremos que haya el mínimo calor dentro del coche y así que el aire acondicionado tenga que trabajar menos para enfriar el espacio, algo que hará que se ahorre combustible. Para ello, hay que bajar la ventanilla trasera que es la opuesta a la del conductor y abrir y cerrar la puerta del conductor varias veces.

Con este sistema conseguiremos bajar la temperatura entre 5 y 10 grados de forma rápida.

#Consejo 2: Utilizar el aire acondicionado siempre con el motor en marcha

El funcionamiento óptimo y mejor que tiene el aire acondicionado en tu vehículo, es cuando el motor esté en marcha y este vaya más rápido. De esta forma enfría mejor. Si el motor está apagado, no terminará de enfriar nunca y solo hará que gastar combustible.

#Consejo 3: Temperatura Aconsejada dentro del habitáculo del coche

La temperatura dentro del coche debe estar entre los 21 y 23 grados centígrados. Si se está por debajo de esa temperatura el gasto de combustible de puede disparar hasta un 25-30% más de lo normal.

#Consejo 4: Limpieza de Filtros de Aire

Es importante tener los filtros de aire limpios. Es por ello que hay que revisarlos y cambiarlos cuando sea su momento. Esto es debido a que si el filtro está sucio, la función de enfriar del aire acondicionado no se hará correctamente, con lo que habrá un consumo mayor de combustible.

#Consejo 5: Ventanillas Bajadas o Subidas. Depende de la situación.

Ir con las ventanillas bajadas para no tener que poner el aire acondicionado, es otra forma de ahorrar combustible. Pero este sistema es bueno para velocidades que sean menores de 80 km/h.

Si por el contrario, la velocidad de nuestro vehículo supera los 110 km/h es mejor tener las ventanillas subidas y poner en marcha el aire acondicionado. Esto es debido a que a esa velocidad se consumirá más combustible por la aerodinámica el vehículo, al haber mayor resistencia por tener las ventanas bajadas.

Información recabada de la Dirección General de Tráfico (DGT).