Dentro de los elementos de seguridad vial que tiene un vehículo, los neumáticos son unos de los más importantes. Es por ello que hay que revisar el estado de los mismos de forma regular.

Algo que hay que tener en cuenta y es importante es que siempre que revisemos la presión de aire de las ruedas, hay que hacerlo con los neumáticos en frío. Si lo hacemos con los neumáticas en caliente su presión aumenta y nos da un resultado falso.

5 Consejos sobre cómo cuidar el estado de los neumáticos

#Consejo 1: Presión

No hay que circular con los neumáticos con baja presión o presión alta y excesiva.

Si el neumático tiene una baja presión, este tienda a sobrecalentarse, además de propiciar una mayor resistencia a la rodadura, haciendo que la goma se desgaste de forma prematura.

En caso de tener una presión alta y excesiva, contribuye a que se reduzca el agarre con el aslfalto haciendo que haya un desgaste irregular en la goma del neumático.

#Consejo 2: Velocidad

El exceso de velocidad es perjudicial para el neumático. Si se va muy rápido propicia que aumente la temperatura del neumático posibiltando que se pueda perder el control del vehículo.

#Consejo 3: Hacer caso a las indicaciones del fabricante

Hay que respetar las indiciaciones que indica el fabricante del neumatico en materia de carga máxima. Si los neumáticos se sobrecargan tienden a calentarse en exceso pudiendo provocar una rotura de los mismos.

#Consejo 4: Equilibrado

El equilibrado de los neumáticos es muy importante. Si estos no están bien equilibrados, el desgaste de las ruedas será irregular, lo que provocará serios problemas en la conducción del vehículo.

#Consejo 5: Evitar Frenar de Forma Brusca

Abusar de los frenazos hace que desgasten mucho más los neumaticas y que sea de forma irregular, además de se un auténtico peligro para la seguridad.

Información recabada de la Dirección General de Tráfico (DGT)